Dulce Agonía

Vals
Manuel Acosta Ojeda

 

 

Un latido es un paso hacia la fosa,
y en cada beso se nos va la vida;
buscamos los placeres sin medida,
y el cuerpo sufre cuando el alma goza.

Cada querer liba, cual mariposa,
de nuestros labios la miel escondida;
nos va matando y nos es querida,
esa agonía lenta, silenciosa.

Cada copa que alivia nuestra pena,
y nos hace reír por un momento;
¡Destroza nuestro ser, nos envenena!

Mas, quita de las bocas el lamento,
y qué importa mañana la condena.
si estuvo un rato, el corazón contento.

 

 

recopilado por Marycaty de la web